El lenguaje de los jóvenes

 

El vocabulario adolescente y las abreviaturas de los SMS revolucionan el español de la calle

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Los jóvenes hablan mal, empobrecen el lenguaje, no tienen vocabulario o, por el contrario, son los que experimentan con la lengua, crean nuevas palabras y contribuyen a la evolución y modernización de un idioma? El tema es complejo, por tanto no hay una respuesta única. Para analizar El español de los jóvenes, un grupo de expertos lingüistas se ha reunido recientemente en San Millán de la Cogolla, bajo el auspicio de la Fundación del Español Urgente, Fundéu.

Lo que todos reconocieron es que nos enfrentamos a una nueva realidad, fruto de una cultura audiovisual, donde los móviles e internet constituyen las principales vías de comunicación escrita entre los jóvenes. ¿Qué consecuencias tiene esto? La limitación de espacio y el precio de los mensajes, así como la rapidez a la hora de escribir, han generado una serie de abreviaturas en el lenguaje, que acaban invadiendo también las aulas escolares, con el consiguiente descontento de los profesores. Ya hay quienes dicen que si fueran un poco estrictos con la aplicación de la ortografía, como hace unos años, hoy tendrían que suspender a toda la clase.

OBJETIVO: COMUNICARSE

El objetivo de los SMS, el Messenger o el chat es comunicarse. Y los jóvenes dan más importancia a la rapidez, la efectividad y la similitud al lenguaje oral que al respeto a las normas ortográficas. Y mientras se alzan lingüistas y profesores que aborrecen este nuevo lenguaje, hay otras voces que reconocen su utilidad entre los jóvenes, siempre que eso no suponga una merma en su conocimiento lingüístico del español o en las normas ortográficas que han de aplicar en el lenguaje escrito normalizado. En este sentido, la profesora Carmen Galán, de la Universidad de Extremadura, rechaza cualquier intento por "normalizar" el lenguaje de los jóvenes, ya que "su principal característica es la libertad".

Por su parte, Ricard Morant, de la Universidad de Valencia, afirma que sobre el dominio del lenguaje usado en los SMS "no está claro si el problema es de los jóvenes o nuestro", ya que "vivimos en una sociedad audiovisual y no está claro si hoy ser analfabeto es cuestión de escritura".

Para el escritor José Ángel Mañas, los nuevos medios "también han tenido una influencia positiva" porque los correos electrónicos "han resucitado un género epistolar que estaba prácticamente muerto". Mañas lo tiene claro: "sí a los nuevos vocablos, no a los leísmos y laísmos, puesto que no distinguir entre un pronombre en dativo y en acusativo es un lastre para el pensamiento, mientras que crear más palabras y expresiones supone, sencillamente, un incremento de las tonalidades de nuestra paleta lingüística".

El profesor de la Universidad de Alicante, Félix Rodríguez, aseguró que mientras que el lenguaje "oficial" busca "lo elaborado a través de reglas", el de los jóvenes recurre "a extranjerismos, neologismos y los peores 'ismos' que podamos pensar", pero "también usan reglas gramaticales para formar palabras, aunque no lo sepan". Como ejemplo, el profesor detalló que para realizar cambios en el significante se usan abreviaturas de dos sílabas de las palabras (bici, progre), pero "ya han llegado los monosilábicos del inglés", como 'trans' o 'grunge', y también, cuando se usan tres sílabas "se rompe la linealidad", como en el caso de gasofa o manifa. Existe una "sufijación parasitaria" en la que "se tiende a lo que suena mal" (calceto) y a fenómenos como "la escritura lúdica" (PK2, BB+) o la "ortografía hiper-caracterizada y subversiva" (Amérika, poka, krisis).

Quizá este debate no tenga fin, lo que está claro es que hablar y escribir también puede ser un juego del que se puede disfrutar, siempre que en el fondo se tenga claras las reglas, ¿n t parc?

A debate: Faltas de ortografía tras pasar por la universidad

La profesora de la Universidad Complutense Isabel Hernández asegura que los medios están apartados del lenguaje juvenil, sobre todo la publicidad, porque "si se oyese en los anuncios la forma real en la que hablan, se nos echarían encima".

Francisco Reyes, profesor de Publicidad y música hip-hop de la Universidad Complutense asegura que el emprobrecimiento del lenguaje que viven los jóvenes se debe "al sistema educativo que han vivido, menos exigente que antes", que hace que "hoy, personas que acaban una carrera universitaria escriban con faltas de ortografía".

¿Cómo valoráis vosotros estas afirmaciones y este problema?

En la web:
www.diccionariosms.com
www.onelook.com

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón