Fuentes que activan el mundo

 

La mayor parte de la energía que consumimos procede de combustibles fósiles como son el petróleo, el carbón y el gas natural

Alicia Gracia (El Periódico del Estudiante)

La energía mueve el mundo, y no es únicamente una frase. Nuestra sociedad basa su funcionamiento en el uso de la energía porque la necesitamos prácticamente para todo. Desde la iluminación de nuestras casas y calles hasta el calentamiento y enfriamiento de espacios interiores, pasando por la cocina o para el transporte de mercancías y pasajeros.

Hace apenas dos siglos, los humanos obteníamos la energía que utilizábamos de la fuerza de los animales y, por ejemplo, del fuego producido al quemar madera, de la fuerza del agua y del viento. Pero a finales del siglo XVIII la invención de la máquina de vapor y, en general, la gran revolución industrial y tecnológica que vino con ella lo cambió todo. A partir de ese momento, se disparó el consumo de energía haciendo necesarias nuevas fuentes como fue el carbón.

Actualmente, la mayor parte de la energía que consumimos procede de combustibles fósiles como es el petróleo, el carbón y el gas natural. Son recursos naturales, finitos y no renovables y, por tanto, corren el riesgo de convertirse en elementos escasos. Este problema es especialmente grave en el caso del petróleo, pues de él, además de obtenerse combustibles, también se producen otros materiales como los plásticos, tan presentes en nuestra vida diaria.

El uso masivo de los combustibles fósiles está provocando, por otro lado, problemas ambientales como la contaminación, que está generando cambios en la biodiversidad y un aumento del calentamiento global. Por ello, numerosas instituciones y movimientos internacionales piden poner en marcha medidas para favorecer un futuro sostenible basado en el ahorro energético y la utilización de otras fuentes de energía como puedan ser las renovables.

Pero, ¿qué es exactamente la energía y cuáles son las distintas formas de producirla? La energía se presenta en diversas formas. La mecánica es la que poseen los cuerpos capaces de producir movimiento en otros cuerpos. Dentro de ella, se pueden distinguir dos tipos: la potencial, que es la que tienen los cuerpos que están en reposo y dependen de la posición del cuerpo en el espacio (a mayor altura, mayor será su energía); y la cinética, que es la que posee un cuerpo en movimiento, por ejemplo el agua de una cascada.

La energía térmica se produce gracias al movimiento de las partículas que constituyen una materia. Cuanta mayor temperatura tenga un cuerpo, mayor será la energía térmica que pueda producir. La energía eléctrica es la que se origina por el movimiento de electrones a través de un conductor. Según la capacidad de los cuerpos de trasmitir la electricidad, existen materiales conductores y aisladores. La energía radiante es la que poseen las ondas electromagnéticas y es la que proporciona el sol en forma de luz y de calor. El hombre ha ideado diferentes formas para utilizar la energía luminosa que proviene del sol, como son los colectores solares, que se utilizan en calefacción y para generar energía eléctrica. La energía solar tiene la ventaja de no contaminar.

La energía química es la contenida en las moléculas químicas como, por ejemplo, los alimentos y los combustibles, y que se libera mediante una reacción química. Una pila o una batería poseen este tipo de energía. La energía procedente del carbón, de la madera, del petróleo y del gas en combustión, hace funcionar motores y proporciona calefacción. La energía nuclear en realidad se trata de una forma de energía química, que procede del núcleo del átomo, es la más poderosa conocida hasta el momento. Esta energía se libera en las reacciones nucleares de fisión y de fusión de los átomos de uranio o de otros metales pesados en los reactores nucleares. Aunque fue una de las últimas descubiertas por el hombre, es la más antigua, puesto que la luz del sol y demás estrellas provienen de la energía nuclear al convertirse el hidrógeno en helio.

Actualmente, según los datos publicados por el Ministerio de Industria del Gobierno de España, la fuente de energía que más utilizamos para abastecemos proviene del petróleo (47,94%), seguido por el gas natural (24, 48%), el carbón (9,80%), la nuclear (10,82%) y las renovables (7,64%).


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón